¡Cada persona es única!

Nuestro experimentado equipo estará encantado de asesorarle de forma detallada y gratuita sobre todas las cuestiones relacionadas con su salud:

Alivie las alergias: Trate la fiebre del heno & co. con remedios naturales

15 de julio de 2021
Dorothee Ogroske et al.

En la actualidad, alrededor de 26 millones de personas sufren alergias en este país, y la tendencia es claramente al alza. En particular, la fiebre del heno, ya muy extendida, va en aumento. Las proyecciones indican que uno de cada dos alemanes se verá afectado en 2050. El número de casos no declarados es elevado, porque muchos enfermos no interpretan sus síntomas de fiebre del heno como una alergia, sobre todo al principio, ya que son muy parecidos a los de un resfriado. Las alergias alimentarias son igualmente difíciles de reconocer. Pero también están cada vez más extendidos.

Dado que las alergias suelen persistir durante años, a menudo incluso toda la vida, las opciones de tratamiento con pocos efectos secundarios valen su peso en oro. Los remedios naturales son especialmente importantes para aliviar los síntomas de la fiebre del heno. Obtenga más información sobre la base fisiológica de las alergias, las posibles causas y los tratamientos alternativos en este artículo. Nos gustaría presentarle una terapia natural especialmente prometedora, la terapia con hongos vitales.

Información gratuita ahora Comunicado sobre el tema "Alergias

  • Vídeos con la practicante alternativa Cathrin Battaglia
  • Grabación de nuestro seminario web con la Dra. Dorothee Bös
  • Texto especializado



Una vez que haya enviado el formulario cumplimentado, recibirá un correo electrónico con un enlace de descarga.

¿Qué es una alergia?

Una alergia es una reacción exagerada del sistema inmunitario. Ataca con vehemencia una sustancia del medio ambiente que en realidad es inofensiva. Los expertos utilizan estos «alérgenos» para distinguir entre los distintos tipos de alergias.

¿Qué tipos de alergias existen?

Actualmente se conocen los siguientes alérgenos:

  • Polen de árboles, arbustos, gramíneas y cereales = «fiebre del heno».
  • Pelo de animales como gatos, perros, conejos, caballos, etc.: no es el pelo del animal en sí el alérgeno, sino las secreciones que se adhieren a él, por ejemplo, la saliva de los animales.
  • Polvo doméstico – éste es también el término coloquial; las excreciones de los ácaros del polvo doméstico actúan realmente como alérgenos.
  • Alimentos como frutos secos, cereales, pescado, huevo, verduras, fruta o leche, por ejemplo.
  • Moho: los alérgenos son las esporas de diversos mohos, cada vez más presentes en el aire en determinadas condiciones climáticas.
  • Veneno de insecto procedente de abejas, avispas o mosquitos – afecta a alrededor del 20 % de los alemanes
  • diferentes medicamentos
  • Fragancias
  • Los metales como el níquel, pero también los productos de limpieza o los cosméticos pueden desencadenar en la piel la llamada alergia de contacto.
  • Aditivos alimentarios: la reacción a los ingredientes etiquetados con números E en los alimentos procesados es una pseudoalergia, ya que en esta reacción no intervienen anticuerpos y no se ha producido una sensibilización previa.

¿De dónde vienen las alergias?

El desarrollo de las alergias es un proceso extremadamente complejo. Hasta la fecha, no está claro en detalle quién padece una alergia y por qué. Está claro que siempre hay varios factores implicados, uno de los cuales es sin duda un desequilibrio del sistema inmunitario. Es probable que muchas alergias se basen también en un componente genético, aunque éste no sea determinista. El brote real de una alergia siempre va precedido de una sensibilización. Esto significa que el organismo entra en contacto con el alérgeno por primera vez, pero aún no tiene una reacción alérgica. Esto sólo se desarrolla en el transcurso de días a años. Cuando vuelve a entrar en contacto con el alérgeno, el sistema inmunológico reacciona de forma exagerada y aparecen los síntomas.

¿Qué síntomas son típicos de las alergias?

Para desencadenar una reacción alérgica, los alérgenos deben entrar en contacto con la piel o las mucosas. Por eso los síntomas alérgicos se producen sobre todo en estas zonas. Hay enrojecimiento, hinchazón, ardor, sarpullido y picor. La urticaria se caracteriza principalmente por la formación de ronchas. La irritación de las mucosas del tracto gastrointestinal va acompañada de dolor de estómago y diarrea, entre otros síntomas. En la zona ocular, es típico el picor de la conjuntiva con aumento del lagrimeo e incluso conjuntivitis. Si se inflaman las membranas mucosas de la garganta o la zona bronquial de los pulmones, puede producirse dificultad para respirar. En el asma alérgica, todo se agrava por una tensión de los músculos bronquiales. También pueden aparecer síntomas neurológicos como dolores de cabeza y migrañas o trastornos psicológicos e incluso depresión como consecuencia de las reacciones alérgicas. Los expertos siguen debatiendo hasta qué punto el cambio en el peso corporal está relacionado con las reacciones de intolerancia.

Sobre la alergia al polen

Dado que la fiebre del heno o «rinitis alérgica estacional» es la alergia más común en Alemania, con entre 12 y 16 millones de personas afectadas, nos gustaría profundizar en sus síntomas. Muchas personas recién afectadas no saben al principio si padecen fiebre del heno o un resfriado. Una primera pista aquí sería el momento en que aparecen los siguientes síntomas. Mientras que los resfriados suelen aparecer en otoño e invierno, el polen vuela principalmente en primavera y verano.

Síntomas típicos

– Ojos rojos, llorosos y con picor
– Hormigueo o picor en la nariz y la garganta
– inflamación de las mucosas
– conjuntivas inflamadas
– Nariz tapada o goteo nasal
– asma bronquial
– Fotosensibilidad
– Dolor de cabeza
– Agotamiento o fatiga
– Insomnio

En ocasiones, estos síntomas afectan gravemente a la calidad de vida de los afectados. Cuando se les pregunta «¿Qué ayuda contra la fiebre del heno?», normalmente se les recomiendan medicamentos fuertes, que a su vez provocan efectos secundarios como fatiga severa. Pero también existen remedios naturales para la fiebre del heno que proporcionan alivio.
Weiße Anführungszeichen in dunkelblauem Kreis
C. S.

INFORMES DE EXPERIENCIAS
"Sufro alergia a los alimentos y al polen. En los últimos 18 meses, mi afección ha empeorado cada vez más hasta el punto de provocar reacciones alérgicas de choque. Desgraciadamente, la desensibilización convencional no ayudó. Con la ingesta del hongo Reishi, se produjo una mejora significativa. La alergia alimentaria ha remitido y la alergia al polen ha desaparecido. Incluso puedo volver a tolerar los frutos secos, que antes siempre me provocaban un estado de shock".

Weiße Anführungszeichen in dunkelblauem Kreis
Sr. K. de Gotha

INFORMES DE EXPERIENCIAS
"Desde hace unos cuatro años estoy libre de síntomas, salvo algunos días", así resume el Sr. K. de Gotha el efecto de los hongos medicinales. "Estoy muy satisfecha con el resultado. En contraste con diversos aerosoles para el asma y la desensibilización, que no tuvieron un éxito duradero."

Weiße Anführungszeichen in dunkelblauem Kreis
Sr. E. R. de Neuhof

INFORMES DE EXPERIENCIAS
"Tomando regularmente Reishi, mi vida ha vuelto a merecer la pena", nos dice el Sr. E. R. de Neuhof. "El miedo a las alergias ha desaparecido. Y con él, el ardor de ojos, los estornudos, la nariz hinchada y los silbidos bronquiales".

    Alergias cruzadas

    Con una alergia al polen existente, puede desarrollarse con el tiempo una alergia cruzada, también llamada «alergia alimentaria asociada al polen». Especialmente las personas que reaccionan con síntomas alérgicos a arbustos y árboles de floración temprana como el abedul, el aliso o el avellano tienden a ser alérgicas a los frutos secos y a la fruta cruda como la manzana, la pera, la ciruela o la cereza. Si, por el contrario, existe una alergia de plomo a la artemisa, es más probable que las especias y hierbas se conviertan en un problema. Lo más frecuente es que los afectados no toleren el apio. Pero la pimienta, el chile, los tomates, el anís, el hinojo, el comino, la albahaca, el tomillo y otras hierbas también pueden provocar síntomas. Sin embargo, si el polen de gramíneas es el problema, los productos de soja, los tomates, las patatas, los cacahuetes y la harina de trigo y centeno no suelen tolerarse.

    ¡Cada persona es única!

    Nuestro experimentado equipo estará encantado de asesorarle de forma detallada y gratuita sobre todas las cuestiones relacionadas con su salud:

    Diferenciación entre alergia e intolerancia

    Con los alimentos, es importante distinguir una alergia de una intolerancia. Los procesos fisiopatológicos son diferentes y la terapia naturopática debe tenerlo en cuenta. Por desgracia, la confusión sigue produciéndose una y otra vez. Es importante saber que una alergia es siempre una reacción del sistema inmunitario. Con la intolerancia, en cambio, el problema radica en el tracto digestivo. Aquí faltan ciertas enzimas para descomponer el azúcar de la leche o la fructosa, por ejemplo.

    Tipos de alergia

    Coombs y Gell introdujeron en 1963 un sistema de clasificación según el cual todas las alergias pueden asignarse a uno de cuatro tipos de reacción. Éstas difieren en cuanto a los mecanismos de reacción y el intervalo de tiempo entre el contacto con el alérgeno y el síntoma.

    Alergia tipo I

    El 90 % de todas las alergias se clasifican como de tipo I. También se denomina de «tipo inmediato» porque el sistema inmunitario reacciona en cuestión de segundos o minutos. El tipo I está presente, por ejemplo, en las alergias a venenos de insectos y a diversos alimentos, en el asma alérgica y en el shock anafiláctico. La alergia al polen también entra en esta categoría. El punto de partida de la reacción inmediata al contacto con el alérgeno son los mastocitos. Se localizan en la piel y las mucosas. En su superficie se encuentran anticuerpos especiales, las inmunoglobulinas E (IgE). En su interior hay gránulos con histamina. Si un alérgeno se une a la superficie del mastocito a través de la inmunogloblina E, se libera histamina. Esto desencadena reacciones alérgicas como picores, hinchazón, rinitis, asma, reacciones cutáneas, náuseas o diarrea.

    Alergia tipos II y III

    Los tipos II y III según la clasificación de Coombs y Gell se dan con mucha menos frecuencia que el tipo I. La intolerancia al grupo sanguíneo y las reacciones alérgicas a algunos medicamentos o alérgenos ocupacionales (pulmón de granjero) son algunos de ellos. La reacción sólo se produce entre seis y doce horas después del contacto con el alérgeno. Están implicados diferentes anticuerpos. La reacción de tipo II se denomina «de tipo alergia citotóxica». El sistema del complemento desempeña un papel importante en este proceso. En el tipo III, en cambio, se depositan complejos antígeno-anticuerpo, los llamados inmunocomplejos, que desencadenan reacciones dañinas para los tejidos. Los factores desencadenantes son especialmente difíciles de identificar en este caso, ya que la reacción se produce tras un largo retraso, a veces sólo después de unos días. La reacción alérgica está mediada por inmunoglobulinas de clase M o G. Este grupo incluye, por ejemplo, la vasculitis (inflamación alérgica de los vasos sanguíneos), la nefritis (inflamación de los riñones), la artritis. Estas reacciones también pueden ser desencadenadas por los alimentos. Los síntomas pueden incluir irritabilidad, fatiga, migrañas y eczema.

    El tipo tardío

    En el caso del tipo IV, los expertos también hablan del «tipo tardío», ya que el organismo sólo reacciona al cabo de 12 horas, a veces después de tres días. Después del tipo I, esta reacción alérgica es la más frecuente, por ejemplo en el contexto de alergias de contacto, rechazo de trasplantes o erupción alérgica tras tomar ciertos medicamentos. Son los linfocitos T los que desencadenan la liberación de citocinas. Como resultado, se produce una inflamación en las partes afectadas del cuerpo.

    Desarrollo de alergias

    Excursus - el sistema inmunitario

    Nuestro sistema inmunitario es una estructura muy compleja con mecanismos reguladores especialmente coordinados. En las reacciones alérgicas intervienen diversos leucocitos, anticuerpos y sustancias mensajeras, lo que ya se ha demostrado al observar los diferentes tipos de alergias. Ciertos linfocitos T, las llamadas células T auxiliares (células TH), desempeñan un papel importante en este proceso. Regulan la formación de las inmunoglobulinas de clase E (reaginas) que suelen estar implicadas. Se distingue entre el sistema TH1/TH2. El sistema tiene importantes tareas en la defensa contra las enfermedades. Mientras que las células TH1 eliminan las células infectadas y degeneradas, el sistema TH2 se dirige contra los invasores externos, como las bacterias. En las personas sanas, TH1 y TH2 están en equilibrio. Como resultado de una reacción de defensa, uno de los dos sistemas puede dominar, pero el equilibrio se restablece inmediatamente después de combatir con éxito una enfermedad.

    Desarrollo de una alergia de tipo I

    La alergia se produce cuando se pierde el equilibrio natural TH1-TH2. Esto puede ocurrir, por ejemplo, por una angustia prolongada, la exposición a metales pesados, la ingesta de medicamentos o la exposición a cándidas. Como resultado del contacto con un alérgeno, se produce entonces el llamado desplazamiento TH2. Esto significa que el sistema TH2 es permanentemente dominante. Como consecuencia, aumenta la producción de IgE y se desarrolla una alergia de tipo I.

    Los procesos neuroendocrinos también pueden ser responsables del cambio TH2. Un aumento de la liberación de hormonas del estrés como el cortisol o la noradrenalina altera el equilibrio. Por esta razón, las alergias aparecen con más frecuencia durante los periodos de fuerte estrés negativo. Las alergias de tipo I existentes suelen empeorar durante el estrés psicológico.

    ¿Por qué aumentan las alergias?

    Se discute que la creciente contaminación ambiental con toxinas y sustancias extrañas promueve un aumento de las alergias en la población. Nuestra comida está muy procesada y contiene muchos aditivos y conservantes. Los cosméticos contienen cada vez más compuestos químicos nuevos, algunos de los cuales también tienen efectos hormonales. Estamos en contacto con estas sustancias químicas todo el tiempo. Irritan la piel y las mucosas, destruyen las barreras naturales del organismo y abren la puerta a los alérgenos. En lo que respecta a la alergia al polen, la contaminación atmosférica y el cambio climático son factores clave que contribuyen a su rápida propagación. Así, las temperaturas más cálidas prolongan por término medio la temporada del polen, mientras que la mayor concentración de CO2 en el aire estimula a las plantas a liberar más polen a la vez. El polvo fino y el ozono del aire que respiramos irritan las vías respiratorias y actúan como catalizadores de reacciones alérgicas.

    ¿Qué hacer con las alergias?

    Cuando el sistema inmunitario está «desincronizado» y se reconocen desequilibrios en las reacciones inmunitarias, es importante tomar medidas terapéuticas para aliviar y equilibrar el sistema. Con los hongos medicinales hay muy buenas posibilidades de dirigir las reacciones inmunitarias en la dirección correcta y, al mismo tiempo, reforzar el sistema inmunitario para que estemos bien protegidos contra los agentes patógenos y la formación de tumores. Los betaglucanos que contienen las setas desempeñan un papel importante en ello. Son los moduladores inmunitarios más potentes que ofrece la naturaleza. Además, los hongos contribuyen significativamente al alivio del organismo y, por lo tanto, del sistema inmunitario gracias a su efecto desintoxicante. También favorecen el crecimiento de bacterias intestinales fisiológicas, la llamada microbiota intestinal, gracias a sus numerosas fibras alimentarias. Mejorar la salud del intestino con su sistema inmunitario asociado debería ser un objetivo importante en la terapia. Una dieta sana y un apoyo óptimo de los órganos digestivos son las variables clave para aliviar las dolencias a largo plazo.

    Nutrientes importantes

    Un buen aporte adicional de vitaminas y minerales puede favorecer la mejora de los síntomas de los alérgicos. A la cabeza de la lista se encuentra la vitamina C. Le siguen el magnesio, el calcio y el zinc. Estos micro o macronutrientes reducen, por un lado, la liberación de histamina por los mastocitos y, por otro, contribuyen a la degradación de la histamina en el organismo.

    Intestino sano

    Dado que el sistema inmunitario está estrechamente vinculado a los intestinos, unas defensas fuertes y equilibradas siempre están respaldadas por un entorno intestinal sano. La disbiosis puede aumentar el riesgo de alergias, ya que los gérmenes patógenos de la flora intestinal pueden dañar la mucosa intestinal produciendo toxinas. Además, algunos de ellos también producen histamina por sí mismos, lo que puede elevar el nivel en sangre de forma significativa. Por lo tanto, el objetivo de una terapia holística para las alergias debe ser siempre la creación de una flora intestinal sana y el restablecimiento de una mucosa fuerte. Aquí es precisamente donde los hongos vitales pueden aportar una gran contribución, como le mostraremos en la segunda parte de este artículo.

    Promover los jugos digestivos

    Para garantizar una buena digestión, es importante optimizar la secreción de los jugos digestivos del estómago, el páncreas y también el flujo de bilis. Una buena digestión es muy importante para que las proteínas alimentarias en particular puedan descomponerse bien para que pierdan su potencial alergénico. Para estimular los jugos digestivos, son adecuadas las sustancias amargas como las que se encuentran en las ensaladas amargas o las alcachofas. Este último favorece especialmente el flujo de bilis. Esto permite al hígado excretar mejor las toxinas y alivia así la carga. Además, las enzimas pancreáticas ayudan a descomponer los anticuerpos IgE, que, como ya se ha descrito, ocupan un lugar clave en los mecanismos de la alergia.

    ¿Qué más ayuda contra la fiebre del heno y la co?

    Puede hacer mucho contra una alergia sólo con sus elecciones alimentarias. Los productos ecológicos, por ejemplo, están relativamente menos contaminados con toxinas y agentes contaminantes que pueden desequilibrar el sistema inmunológico. Además, algunos alimentos como el vino y el queso de larga curación tienen un alto contenido en histamina. Si ya padece una alergia de tipo I, debe evitar estos productos en la medida de lo posible. Muchos cosméticos también contienen aditivos que provocan alergias. Por lo tanto, dé preferencia a los cosméticos naturales menos contaminados. Una simple ducha nasal también alivia la fiebre del heno. Este remedio natural carece por completo de efectos secundarios y puede utilizarlo con la frecuencia que desee. Igualmente suaves pero útiles son la acupuntura y los remedios homeopáticos. Por cierto, siempre merece la pena aprender técnicas de relajación para tener el estrés bajo control.

    Alivie las alergias con setas vitales

    La medicina tradicional china (M TC) lleva siglos aprovechando el efecto fortalecedor de los hongos medicinales. La terapia de las alergias se presta muy bien al uso de hongos medicinales, ya que pueden regular las reacciones inmunitarias excesivas ayudando a equilibrar los desequilibrios TH1/TH2. Además, pueden reducir diversas tensiones del organismo. Desgraciadamente, sin embargo, todavía son muy pocas las personas afectadas que conocen los beneficios de la micoterapia. ¡Nos gustaría cambiar eso con esto! Las setas contienen sustancias bioactivas muy valiosas que pueden reforzar el organismo en caso de alergia y aliviar directamente los síntomas alérgicos: reducir el picor de la piel y las mucosas, reducir la producción de mucosidad en las vías respiratorias, efecto antiinflamatorio. Como adaptógenos, son capaces de mantener la resistencia y el rendimiento del organismo incluso en momentos de fuerte estrés negativo. El uso de hongos es adecuado tanto para el alivio de los síntomas alérgicos agudos (excepto el shock anafiláctico) como para la terapia a largo plazo. El objetivo es ejercer un efecto modulador sobre el sistema inmunitario para reducir la susceptibilidad a las alergias. En el caso de la fiebre del heno, lo ideal es iniciar la terapia con hongos vitales en el periodo libre de síntomas, por ejemplo en otoño/invierno, cuando se puede influir muy bien en el sistema inmunitario. Pero tomar cápsulas de hongos también ayuda a hacer más llevaderos el ardor, el lagrimeo, el picor y el goteo nasal durante la primavera y el verano.

    Efecto antialérgico de los hongos vitales

    Los hongos medicinales como el Reishi, el Hericium, el Pleurotus y el ABM ayudan al organismo de muchas maneras a tener bajo control las alergias y sus síntomas. En principio, su efecto desintoxicante es muy beneficioso, ya que la contaminación por metales pesados y toxinas, por ejemplo, puede perjudicar gravemente la función inmunitaria. Las enzimas que contienen los hongos desempeñan un papel decisivo en ello. Las enzimas son proteínas que se inactivan rápidamente a temperaturas más altas y entonces ya no pueden hacer su trabajo. Por ello, nos gustaría subrayar en este punto lo importante que es procesar las setas para que las enzimas permanezcan estables.

    Los betaglucanos son los principales responsables de los efectos inmunomoduladores. Estos polisacáridos activan o modulan diferentes reacciones inmunitarias, lo que ha sido demostrado por numerosos estudios científicos. Dado que las alergias suelen ir acompañadas de procesos inflamatorios, los triterpenos contenidos en los hongos medicinales también desempeñan un papel importante. Tienen un efecto antiinflamatorio y antihistamínico. El hongo reishi es especialmente rico en triterpenos, sobre todo sus esporas. El estrés oxidativo, es decir, un exceso de radicales libres de oxígeno en el organismo, intensifica sobre todo los síntomas alérgicos. Además, las inflamaciones que se producen en caso de alergia también producen por sí mismas un aumento de los radicales de oxígeno. Por lo tanto, el objetivo de la terapia debe ser siempre reducir este estrés oxidativo. Los hongos medicinales contienen diversos antioxidantes, por ejemplo, enzimas como la superóxido dismutasa, las catalasas y las peroxidasas, pero también compuestos fenólicos que tienen un efecto antioxidante.

    Hongo vital Reishi

    El hongo reishi es, con diferencia, el hongo medicinal más importante para el tratamiento de las alergias. La razón principal es su alto contenido en triterpenos. Ya hemos mencionado su efecto antiinflamatorio. Pero también reducen la liberación de histamina debido a su alta concentración en el hongo reishi. Así, el hongo reishi puede mejorar eficazmente los síntomas alérgicos como la hinchazón, el picor y los síntomas de los ojos. También fortalece los bronquios, alivia la tos y afloja la mucosidad atascada en ellos. Esto es una bendición para la fiebre del heno y las dolencias asmáticas.

    Mirándolo bien, los triterpenos tienen un efecto muy similar al de la cortisona, que, sin embargo, puede tener fuertes efectos secundarios. Cuando elija un preparado de Reishi, asegúrese siempre de que incluye el hongo entero. Los triterpenos se encuentran principalmente, como ya se ha mencionado, en el cuerpo fructífero y en las esporas del hongo. Además de los triterpenos, el hongo reishi posee otros valiosos ingredientes y propiedades que proporcionan alivio a los alérgicos:

    • El germanio que contiene aumenta la saturación de oxígeno de la sangre y, por tanto, el suministro de todo el organismo. Esto supone un gran alivio tanto para el asma alérgica como para la crónica.
    • Los betaglucanos del hongo reishi alivian las reacciones inmunitarias excesivas.
    • Tomar Reishi activa el hígado en su función. Según la teoría de los 5 elementos de la MTC, esto debilita los síntomas alérgicos en los ojos en particular, ya que éstos pertenecen al círculo funcional del hígado.
    • En el ámbito de la psique, el hongo reishi tiene un efecto equilibrante y calmante. Esto evita la liberación de hormonas del estrés como el cortisol, que aumentan el riesgo de alergias.
    • En general, los ingredientes del hongo reishi tienen un efecto calmante sobre los intestinos y alivian las irritaciones de la mucosa intestinal. Así, el hongo medicinal mantiene la barrera natural del organismo contra los alérgenos.
    • En un estudio con niños que sufrían neurodermatitis, el reishi consiguió una mejora significativa del aspecto de la piel en tres meses.

    Hongo vital Hericium

    Junto con el Reishi, el Hericium forma una base sólida en la lucha contra las alergias. Hericium está especializado en el ámbito de las alergias alimentarias y el síndrome del intestino permeable, a menudo asociado. Favorece el desarrollo de una barrera mucosa sana en el tracto gastrointestinal. De este modo, los alérgenos tienen menos posibilidades de penetrar en el organismo y se reduce el riesgo de sensibilización. Esto se debe a que gran parte de nuestro sistema inmunitario está asociado a la mucosa intestinal, de modo que si ésta presenta defectos, los mecanismos inmunitarios pueden irritarse mucho más rápidamente. Al favorecer la salud intestinal, Hericium refuerza al mismo tiempo el sistema inmunitario. Además, el Hericium, como todos los demás hongos vitales, tiene un pronunciado efecto prebiótico, lo que significa que se fortalece la flora intestinal. Sobre todo, se fomenta su diversidad, que determina la calidad de la microbiota del intestino.

    Además, tiene un efecto protector sobre el sistema nervioso. De este modo, el hongo vital puede reducir el estrés y promover la paz interior. Los síntomas alérgicos como el picor, los ataques de estornudos y el goteo nasal constante ya pueden poner muy nerviosas a las personas y afectarles. Tiene una influencia muy fuerte en el llamado eje intestino-cerebro, es decir, también favorece los procesos mentales emocionales a través de su efecto intestinal.

    Seta vital Pleurotus

    Al igual que el Reishi, el Pleurotus puede reducir la liberación de histamina y, por tanto, es capaz de aliviar directamente los síntomas agudos de la alergia. El betaglucano pleuran contenido es importante para su efecto. Mostró un claro efecto antialérgico en un estudio sobre niños con síntomas respiratorios. La terapia combinada con los hongos Pleurotus, Reishi y Hericium es ventajosa. Si se utilizan distintos hongos al mismo tiempo, funcionan muy bien juntos, de forma sinérgica, y mejoran el éxito de la terapia.

    El efecto positivo del Pleurotus sobre la flora intestinal ha sido muy bien investigado en estudios. Debido a su efecto prebiótico, refuerza una flora intestinal sana, como ya se ha descrito. Especialmente se multiplican los lactobacilos y las bifidobacterias. El medio del intestino está decisivamente determinado por estas bacterias intestinales fisiológicas. Al producir diversos ácidos, como el láctico, reducen ligeramente el pH (acidez) del intestino. Esto desplaza a los gérmenes patógenos que también producen histamina por sí mismos. Esto es especialmente importante después de una terapia con antibióticos porque elimina más bacterias «buenas» importantes. Cuanta más histamina esté presente en el organismo, mayor será el riesgo de reacciones alérgicas. También es muy útil que el hongo medicinal Pleurotus potencie la absorción de las vitaminas B en el intestino. Sobre todo, la vitamina B6 es importante para la descomposición de la histamina. Actúa como cofactor de la enzima diamina oxidasa, que descompone la histamina.

    Hongo vital Polyporus

    En primer lugar, el Polyporus -como la Poria cocos, por cierto- frena la producción de mucosidad en la rinitis alérgica. Por ello, este hongo vital se considera un remedio natural para la fiebre del heno que puede mejorar significativamente la calidad de vida durante la estación del polen. Sin embargo, el área de acción más importante del Polyporus es el sistema linfático. Lo estimula y mejora así la circulación linfática. Los alérgicos suelen beneficiarse del apoyo del sistema linfático. Las curas con polyporus se realizan idealmente en invierno. Porque según las enseñanzas de la MTC, la limpieza del sistema linfático así como del sistema riñón-vejiga es particularmente eficaz durante la estación fría. De este modo, entrará en primavera más fuerte y con una menor susceptibilidad a las reacciones alérgicas.

    Cordyceps hongo vital

    El Cordyceps es uno de los hongos vitales que ayudan a la psique a lograr más armonía. Los asiáticos valoran este hongo medicinal por su efecto positivo sobre el circuito funcional del riñón. Según su punto de vista, el riñón almacena nuestra energía renal, que determina de forma decisiva nuestra constitución. El hongo tiene un efecto fortalecedor y equilibrante sobre los riñones y la corteza suprarrenal. Este último es un lugar central de producción de las hormonas del estrés. A su vez, un nivel bajo de hormonas del estrés reduce el riesgo de alergias. Además, el cordyceps aumenta la calidad del sueño. Por un lado, esto significa una buena oportunidad para que el cuerpo y el sistema inmunológico se regeneren. Por otro lado, el cordyceps contrarresta los trastornos del sueño debidos a síntomas alérgicos. Además del psiquismo, el cordyceps también ayuda a los pulmones en su trabajo. Por un lado, fuerza la exhalación de CO2 y, por otro, mejora la captación y utilización de oxígeno. Junto con el hongo reishi, forma por tanto el equipo estándar en el tratamiento del asma alérgica. Por último, al igual que otros hongos medicinales, el cordyceps modula el sistema inmunitario y contrarresta la inflamación.

    Hongo vital Agaricus blazei murrill

    De todos los hongos vitales estudiados científicamente hasta ahora, el Agaricus Blazei Murill (ABM) tiene la mayor concentración de betaglucanos. De ahí proviene su fuerte efecto inmunomodulador. Refuerza las defensas del organismo del mismo modo que amortigua las reacciones excesivamente violentas. También inhibe directamente la liberación de histaminas, lo que puede suponer un gran alivio para las alergias de tipo I. La ABM incluso previene hasta cierto punto el shock anafiláctico. Además, los ingredientes de la ABM favorecen el desarrollo de una flora intestinal sana, lo que dificulta la penetración de los alérgenos. Según las enseñanzas de la MTC, su contribución a la salud del bazo es un componente esencial en el tratamiento de las alergias. Por un lado, el bazo es el centro de la energía vital (chi) en general. En segundo lugar, el bazo y los pulmones están estrechamente relacionados, por lo que las defensas de los pulmones son más fuertes cuando el bazo funciona bien.

    Seta vital Maitake

    El hongo medicinal y vital maitake también contiene betaglucanos muy significativos, especialmente grifon D, que tienen un efecto muy prometedor en la terapia de los desequilibrios inmunitarios. Este hongo es capaz de atenuar las respuestas inmunitarias TH2 excesivas. Toda la cascada de reacciones, que está mediada a través de la liberación de interleucinas por las células TH2, se tambalea. Además, el maitake es también un benefactor del intestino e inhibe los procesos inflamatorios en él. En caso de alergia a ciertos alimentos, este hongo vital también ofrece una ayuda aguda porque tiene un efecto estreñidor.

    Información importante sobre la toma de hongos vitales para las alergias

    Si además padece alguna alergia, las setas vitales pueden proporcionarle alivio. Sin embargo, como profano en la materia, es difícil encontrar la combinación y la dosis perfectas de hongos medicinales para la constitución de cada uno. Por ello, póngase siempre en contacto con un micoterapeuta de su confianza o directamente con nuestros expertos, que le asesorarán de forma competente gracias a sus muchos años de experiencia.

    Por lo general, los hongos medicinales deben tomarse durante un largo periodo de tiempo para que desarrollen todo su efecto. Dado que el organismo puede tener ligeras reacciones al remedio natural como mucho al principio, pero se descartan los efectos secundarios graves o a largo plazo, el periodo de ingesta no supone ningún problema. Los preparados de setas más sencillos y seguros son los envasados en polvo en cápsulas. Asegúrese también de que el fabricante del polvo vital de setas cumple las directrices alemanas sobre agricultura ecológica. Sólo así podrá estar seguro de que ninguna toxina entra en su organismo a través del polvo de setas.

    Consulte a su terapeuta antes de utilizarlo.

    Información gratuita ahora Comunicado sobre el tema "Alergias

    • Vídeos con el profesional alternativo
      Cathrin Battaglia
    • Grabación de nuestro seminario web
      con la Dra. Dorothee Bös
    • Texto especializado

    ¿TIENE ALGUNA PREGUNTA?

    Estaremos encantados de dedicarle tiempo. En nuestra consulta gratuita, respondemos a todas sus preguntas sobre salud de forma individual y personal bajo:

    Scroll al inicio